Analitics

Buscar en nuestro sitio

sábado, 14 de julio de 2012

TROMPO

Juguete de madera dura, por lo general de naranjo, de forma cónica con una cabecita y terminado en una púa de hierro, el cual se enrolla con un cordel para arrojarlo y hacerlo bailar. En el momento que se desenvuelve todo el piolín, el trompo queda girando.

El cordel con que se envuelve el trompo para hacerlo bailar, tiene a través del país diferentes nombres, entre ellos: lienza, huaraca, cachaillo, soga, soguilla, cuerda.

Para cogerlo, se recoge a lo copita, haciendo una pinza con los dedos índice y medio por debajo de su cuerpo; y a lo navaja, dándole con el canto de la mano un golpe y recibiéndolo en la palma.

Se habla de trompo suave sedita, el que se queda dormido en la palma de la mano; y del cucarro, el áspero, que hace un ruido por tener su púa distorsionada, similar en su ritmo, a los golpes del telegrafista cuando emite un mensaje en código morse. Y siguen los galleros, troyeros, paperos.

Entre los juegos están: el gallito, a los simples papes, la troya, círculo que se traza en el suelo para jugar; la palomita, que consiste en empujar una moneda a golpes con la púa del trompo y, mientras éste baila, sacarla afuera de la meta señalada.

El quiño, el quiñar, consiste en herir con la púa del trompo con que se juega, la cabeza de otro que está bailando o que está medio enterrado, esto último se llama quiñar con cama de la choca. Se divide el quiño en bravo y manso. Pierde el que recibe cierto número de púazos o quiñazos del ganador.

En Chile es ñique, cachada, quiñazo, quiño; del quechua quiñini, horadar, agujerear; Colombia, quin; Ecuador, cachada; Perú, quiña, quiñado, quiñadura; Venezuela, quines.

España. cachar.

El trompo después de haber soportado tan dura prueba, queda con las costillas rotas.

Se conocen algunos trompos caracterizados por sus formas como el pahuacha, ancho; y el pinina, pequeño, cónico.

Los abuelos chilenos recuerdan a famosos elaboradores de trompos.

En los actuales tiempos están los de fabricación industrial de hojalata y que bailan, por presión, al son de su propia música.

El trompo se encuentra entre los juegos temporales y siempre en las adivinanzas:

Para bailar me pongo la capa
porque sin capa no puedo bailar,
para bailar me quito la capa
porque con capa no puedo bailar.

Para bailar, yo me pongo la capa;
para bailar, me la vuelvo a sacar;
yo no puedo bailar con la capa,
sin la capa no puedo bailar.

Yo soy un gran bailarín,
para bailar me pongo la capa
y con la capa no puedo bailar,
y cuando bailo me saco la capa
y sin capa no puedo bailar.

No tengo pies ni manos,
bailar es mi destino,
en palma soy llevado
y entretengo a los niños.

No soy hombre ni muchacho,
ni tampoco bebo vino,
cuando me pongo a bailar,
me dicen que estoy borracho.

Hay otro trompo muy diferente llamado cuspe, el que carece de púa, no es más que un pequeño cono de madera que se hace bailar sobre la punta, es incapaz de perseverar en el baile.

Cuspe es también un trompo pequeño que se hace con el coquito de la palmera.

Frases en relación con el trompo abundan en el habla popular infantil, como éstas: agárrate trompo en l’uña, úsase en trance difícil; ser trompo de niques, ser el blanco de todos los tiros; y muchas sogas para un mismo trompo, varios interesados para un mismo cargo, haber muchos pretendientes a una cosa. Cuspe es una voz quechua chuspi, que quiere decir perinola. Hoy es un americanismo.

En Chile es corriente el dicho como cuspe, que se emplea para señalar al que se mueve con gran rapidez; salir cuspa, es salir muy ligero; cuspar, significa en los juegos de niños, correr a uno para pillarlo y pegarle.

Origen. Según antropólogos, el trompo parece que en un principio formó parte de un instrumento análogo al de uso actual, que se utilizaba para obtener fuego mediante el juego semirrotativo de un eje vertical, que frotaba en una madera horizontal.

Persio Flaco Aulio (34-62 d.j.c.) poeta romano, dijo que en su niñez tuvo mayor afición al trompo que al estudio; es mencionado en los escritos de Catón el mayor (Catón Marco Porcio, 234-147 a.j.c.), político e historiador; alusión al mismo aparece también en Ovidio, Callimuchus, y Virgilio habla de él en la Eneida.

Trompos hechos de barro fueron encontrados en el curso de unas excavaciones realizadas en Troya; otros han sido desenterrados en Pompeya.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Servicios Web y Tiendas Comerciales